Preocupación por el aumento de la adicción al juego

Es sábado a la noche. Padre e hijo cruzan la entrada que da al enorme salón repleto de máquinas tragamonedas: «Cumplió 18 -dice el padre, orgulloso, casi al borde de la emoción-. Ahora puede empezar a jugar». Sin perder la sonrisa de bienvenida, los empleados del lugar, que tienen mil y una historias como ésta, […]